Casas impresas en 3D serán las viviendas del futuro

El año pasado, la compañía de impresoras 3D italiana WASP dio a conocer la impresora 3D más grande del mundo. Es una torre hexagonal gigante de 40 pies de alto y 20 pies de ancho. El tamaño de la máquina, que se llama delta grande, no era un intento de entrar en el libro Guinness de los Récords Mundiales, era más un intento de llegar a la utopía (WASP es sinónimo de “Proyecto de ahorro de avanzada del mundo”). La impresora está hecha para construir casas, en lugares remotos, las cuales podrían necesitarlos, de forma barata y del material que se encuentra allí.

“Lo que estamos haciendo es un experimento que es un poco ‘extremo’, dice Maurizio Andreoli, el portavoz de WASP. “Nadie ha impreso nunca tierra y paja. Con este primer módulo de estar queremos demostrar, incluso a nosotros mismos, que podemos hacerlo.”

Ellos están demostrando actualmente sólo eso. En una comuna llamada Massa Lombarda, en la provincia de Ravenna de Italia, han comenzado a construir su “Aldea Tecnológica”, denominado Shamballa. Ahora han producido una pared de la altura de una persona de tamaño promedio.

Según WASP, su extrusora gira suciedad y paja que se combinan con un mezclador y una azada motorizada en un “material reforzado con fibras como un material compuesto.” El grupo afirma, utilizando su tecnología, “Dos hombres pueden construir un refugio en una semana.” Y que el refugio no tiene que ser en forma de caja o formas aburridas. Las paredes pueden curvar y ondularse, las casas pueden estar libres de esquinas y los techos pueden estar bien tensados.

La actual pared, está hecha de dos capas reforzadas por líneas onduladas en zig-zag en su interior. Porque es hueco, podría ser llenado con un aislamiento o algún tipo de sistema de ventilación. Pero este primer prototipo no será para vivir. WASP planea demolerlo y utilizar el material fibroso para la construcción de nuevas estructuras.