Cómo elegir Abogado

1.- Especialización:
Lo primero es identificar el tipo de problema o conflicto que tengamos, para poder centrar nuestra búsqueda. No es lo mismo tramitar una ampliación de capital de una empresa, una separación o divorcio, un expediente de despido colectivo, oponerse a un expediente de expropiación contra la administración o defender al acusado de un delito mayor. Debemos acotar y centrar el área de práctica del abogado, para que sea especialista en nuestra cuestión, como también es igualmente recomendable escoger a un buen profesional con conocimientos multidisciplinares pero con experiencia.
2.- Ámbito geográfico de actuación:
A pesar de que los abogados pueden ejercer en todo el territorio nacional, debes centrar la búsqueda a tu zona geográfica o localidad. Es decir, que si vivo en Sevilla (o en algún pueblo o barrio residencial limítrofe) escoja un abogado de Sevilla o cerca de la misma ciudad, primero por una cuestión práctica y de comodidad por los desplazamientos y visitas al despacho además de los trámites a realizar para entregar documentación, en segundo lugar, porque posiblemente los Juzgados y Tribunales de dicha capital son donde se tratara el asunto, generalmente, el abogado con despacho cerca de los tribunales se encontrara más familiarizado y resuelto en esa sede judicial y con los jueces, fiscales y funcionarios que la componen, a los que seguramente conocerá así como también conocerá sus criterios y orientaciones.
3.- Primera visita o consulta:
Una vez centrada la búsqueda en tres o cuatro abogados o despachos, se concierta una primera visita para realizar la consulta. En esa primera visita exponga tranquilamente su caso y escuchar la opinión del abogado, la línea de actuación, las alternativas y características del proceso y el posible desenlace, aprovecha y pregúntale sobre su experiencia profesional en general o en casos similares, el costes del proceso y honorarios, la colaboración de otros miembros del despacho, así como cualquier otra cuestión que se te ocurra. Fíjese si durante el tiempo que está en dicha cita lo interrumpen constantemente, intenta acabar la visita rápidamente o hace otras cosas mientras te atiende (revisa otros documentos o sus mails…).